Médicos con burnout: quiénes son los más afectados

burnout doctorEn este artículo de Nora Bar publicado en La Nación se refleja una situación que la sociedad desconoce: el agotamiento de los médicos.

“Cuando hacía mis prácticas, era común que en agradecimiento los pacientes nos trajeran regalos, una caja de pañuelos, una torta… Había afecto -dice un médico que pide mantener su nombre en reserva-. Hoy todo eso ya no sucede.” Otro comenta en un foro de discusión: “Nos creímos aquello de que la medicina es un sacerdocio y ahora nos convertimos en mártires. Pero ¿vale la pena?”

Autoexigencia, penurias laborales y económicas, agresiones y descrédito conforman un escenario que complica el desempeño e incluso la salud de los profesionales que deben cuidarla. Lejos del prestigio social y familiar que los rodeaba hasta hace algunas décadas, diferentes estudios indican que los médicos enfrentan desafíos que pueden llegar a amenazar su integridad emocional.

Una encuesta entre 11.530 profesionales de la salud de Iberoamérica, entre los cuales un 85,4% de las respuestas correspondió a médicos, indica que los argentinos están entre los más afectados. Las vivencias de quienes los atienden y un análisis de testimonios vertidos en un foro de discusión entre médicos hispanohablantes corroboran estos resultados.

“El síndrome de burnout [agotamiento extremo] aparece cuando fracasan los mecanismos de adaptación a situaciones laborales con un estrés sostenido”, escriben el argentino Daniel Flichtentrei, de Intramed.net, y sus colegas del Instituto de Investigación de la Universidad de Girona, en España, autores del trabajo publicado en la Revista Española de Salud Pública y de una “secuela” que analiza las consecuencias de este cuadro, publicada este año en Burnout Research.

Los participantes contestaron un cuestionario de 22 ítems (el test Maslach Burnout Inventory) que asigna un puntaje de 0 a 6 para cada respuesta y evalúa la presencia de agotamiento emocional, despersonalización y realización personal. El análisis de las respuestas (provenientes en un 65% de la Argentina) arroja conclusiones significativas.

En la dimensión de “agotamiento emocional”, ser mujer, trabajar realizando turnos de guardia, padecer una enfermedad crónica, ser soltero o divorciado y haber pasado el último año sin trabajar por cualquier causa son todos factores que se asociaron independientemente de la ubicación en los puestos más altos de burnout.

El valor medio más alto se observó en la Argentina con 27 puntos, seguido de España con 26,1. En México, Ecuador, Perú, Guatemala y El Salvador esos valores fueron de 8 a 9 puntos menores que en el país.

En “despersonalización” ser mujer mostraba un efecto protector, pero hacer guardias y haber estado sin trabajo durante el año previo al estudio se asociaron con niveles altos de este ítem. Y aquí también los promedios más altos correspondieron a España (8,5) y la Argentina (8,3). Dentro de las especialidades médicas, el valor más alto correspondió a ortopedia (10,2) y el más bajo, a anestesiología (6).

En cuanto a la “realización personal”, las mujeres manifestaron niveles menores que los hombres, y los solteros, más bajos que el resto. Entre quienes valoraron menos este parámetro volvieron a encontrarse profesionales españoles (35,7), argentinos (36,6) y uruguayos (37,6).

“El problema es muy serio y no hay muchas respuestas institucionales -afirma Flichtentrei-. Existen lugares aislados donde sobre todo en el posgrado se toman reaseguros para prevenir el burnout, pero son casos muy excepcionales.”

En su análisis cualitativo de textos producidos por médicos en un foro de discusión acerca de su profesión y su salud, la doctora Susana Gallardo y la profesora Laura Ferrari, ambas de la UBA, concluyeron que también desde el punto de vista lingüístico predominaban los valores negativos y una aguda conciencia de la sanción social desde la perspectiva ética.

“El burnout es cada vez más frecuente, especialmente entre los jóvenes -dice el doctor Daniel López Rosetti, jefe del Servicio de Medicina del Estrés del Hospital de San Isidro, que no participó en el trabajo-. Por ejemplo, en los residentes, el agotamiento emocional los lleva a mostrar una reactividad disminuida frente a la emoción. No están ni tan contentos ni tan tristes como debieran, apáticos. El trabajo cotidiano se hace en forma técnica e incluso eficiente, pero distanciada del otro, sin el compromiso de la relación médico-paciente (despersonalización). ¿Qué sienten ellos? Manifiestan que están conformes con el nivel académico alcanzado, pero lejos del enfermo. Esto lleva a que hoy crezca la tendencia a elegir especialidades con un mayor distanciamiento de las personas, como imágenes, hemodinamia, auditoría médica, anestesiología…”

Entre las causas del burnout, Julian Bustin, jefe de gerontopsiquiatría de Ineco, menciona también las demandas sociales, legales e institucionales, la baja retribución económica y la falta de una formación adecuada para manejar la empatía con los pacientes. López Rosetti agrega el fantasma de la demanda judicial.

“Hay estudios que muestran que a mayor empatía mayor burnout -agrega Bustin-. Sin embargo, en la facultad se da poca importancia a los factores estresantes de la profesión. Otro predisponente para tener en cuenta es el estigma: ni los colegas ni los pacientes están preparados para admitir que el encargado de curar puede sufrir este cuadro, angustia o depresión.”

Las consecuencias del burnout de los médicos también recaen sobre los propios pacientes.

Artículo completo en La Nación

Etiquetado como:

Clasificado en:América Central, América del Norte, América del Sur, Argentina, Salud pública, Sociedad, Todo tiene que ver con todo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Nuestros servicios

A %d blogueros les gusta esto: