La cápsula endoscópica para diagnóstico y el tratamiento de la celiaquía

images (4)Frente a la tradicional gastroscopia, su empleo en casos de intolerancia al gluten se sitúa como una novedosa técnica de gran fiabilidad que facilita la visualización y el estudio de tramos hasta ahora difícilmente explorables del intestino delgado.

El número de personas afectadas por enfermedad celíaca está creciendo en los últimos años de manera sustancial y, especialmente, aumentan los casos diagnosticados en adultos. Se estima que la prevalencia de la enfermedad celíaca es muy alta, en torno al 1 por ciento de la población mundial, si bien algunos estudios recogen que un 75 por ciento de pacientes no están diagnosticados. En este contexto, los especialistas en aparato digestivo apuntan a la cápsula endoscópica como un método eficaz, cómodo y seguro que puede aportar información importante para el adecuado manejo del paciente con enfermedad celíaca. De hecho, su fiabilidad en el diagnóstico de la enfermedad celíaca se sitúa en torno al 90 por ciento.

La cápsula endoscópica ha supuesto un gran avance en el estudio de las enfermedades de intestino delgado, ya que permite obtener imágenes de tramos hasta ahora difícilmente explorables. «Tanto por su longitud como por su morfología, los métodos tradicionales como la gastroscopia o la colonoscopia no permiten alcanzar esta parte del tubo digestivo. Es por ello que la cápsula endoscópica, que permite su exploración de una forma cómoda, eficaz y segura para el paciente, ha supuesto una auténtica revolución en este campo. Además, la cápsula endoscópica se ha mostrado más eficaz que el resto de las técnicas disponibles para el estudio del intestino delgado, lo que hace que sea considerada una técnica actualmente de primera línea», explica el doctor Ignacio Fernández-Urién, especialista del Aparato Digestivo y miembro de la Sociedad Española de Patología Digestiva (SEPD.

Algunos casos

Aunque el diagnóstico de certeza de la enfermedad celíaca debe ser histológico tras la realización de una gastroscopia con biopsias duodenales, la cápsula endoscópica puede aportar información crucial en determinados casos. «Las imágenes son indicativas de enfermedad celíaca cuando la cápsula muestra una mucosa aplanada y fisurada, con ausencia de vellosidades y disminución de los pliegues intestinales. En estos casos se realiza a posteriori un estudio histológico para confirmar el diagnóstico», matiza Fernández-Urién.

Actualmente, en pacientes con una firme sospecha de celiaquía por parte del especialista y que presentan en las pruebas convencionales un resultado negativo, puede confirmarse el diagnóstico de una forma sencilla utilizando la cápsula endoscópica. Esto puede ocurrir en aquellos casos en los que la afectación por enfermedad celíaca se produce en zonas distales al duodeno o lejos del alcance de un gastroscopio. También puede utilizarse cuando la analítica del paciente es positiva para celiaquía y no se puede realizar una gastroscopia con toma de biopsias duodenales.

Esta técnica diagnóstica también es útil en el seguimiento de pacientes celíacos en tratamiento, pero que no responden a la dieta sin gluten, ya que permite vigilar la aparición de posibles complicaciones de la enfermedad. «En estos casos, la cápsula posibilita comprobar si el malestar del paciente se debe a otras causas distintas a la celiaquía o a complicaciones graves de esta patología como la yeyuno-ileitis ulcerativa o la presencia de un linfoma intestinal cuyo tratamiento es radicalmente distinto al de la enfermedad celíaca convencional», sostiene Fernández-Urién.

Cuatro millones

Frente a la intolerancia, se estima que el 10 por ciento de la población es sensible al gluten. «La cifra se acerca a 4 millones de personas, ya que estamos hablando del 90 por ciento de los afectados sin un diagnóstico definitivo» advierte el doctor Gonzalo Guerra Flecha, fundador y experto en digestivo del Centro Médico de Enfermedades Digestivas (CMED).

«El problema está en que es un primer momento, los múltiples síntomas que presenta al enfermedad pueden dificultar el diagnóstico definitivo. A los pacientes que presentan síntomas de intolerancia o sensibilidad al gluten, se les debe prescribir una analítica de sangre en la que se analicen los anticuerpos antitransglutaminasa, antigliadina y antiendomisio, que puede ser negativa, pero sin embargo no excluye de padecer la enfermedad. Por este motivo, hay que realizar también una endoscopia digestiva alta con biopsia duodenal, para saber el número de linfocitos existentes a ese nivel, síntoma propio de la intolerancia al gluten», matiza Guerra.

Fuente: LaRazón.es 

Etiquetado como:

Clasificado en:Dispositivos médicos, El Mundo, Ensayos clínicos, Europa, Gastroenterología

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Nuestros servicios

A %d blogueros les gusta esto: