Tecnología vestible: ¿el camino hacia la deshospitalización de la salud?

images (3)Una de las grandes promesas de la electrónica “vestible” (los famosos wearables) es precisamente la posibilidad de medir constantes vitales y detectar posibles problemas antes de que sea necesaria una visita al hospital.

Para Pieter Nota, presidente del área de consumo y estilo de vida de Philips, no es un escenario del futuro, sino una oportunidad para el presente.

Tras la escisión de la división de iluminación de la empresa el pasado mes de septiembre, Nota ha quedado al cargo de una marca cada vez más enfocada en el mercado de la salud y el bienestar; dispositivos que pronto podrían cambiar la medicina.

Muchas compañías que tradicionalmente operaban en el marco de la electrónica de consumo están enfocándose hacia la salud. ¿Por qué? Hay dos motivos, creo, para este cambio. El primero es que la gente cada vez tiene más interés en monitorizar su salud y conocer datos precisos de su día a día y la tecnología, hoy, permite hacerlo de forma mucho más sencilla. El segundo es que los costes sanitarios están creciendo rápidamente, sobre todo en ciertos países, y por tanto se está haciendo un mayor esfuerzo en prevención de enfermedades, tratando de evitar visitas innecesarias al hospital o el médico mediante cambios en el estilo de vida. Estos dos factores han creado un mercado atractivo entorno a la salud.

¿Es esta la motivación de Philips?

Nuestro caso es un poco diferente porque no somos una compañía de electrónica de consumo que de repente haya decidido entrar en el mercado de la salud. Philips es una de las tres principales proveedoras de material médico del mundo. Tenemos ya una experiencia muy amplia en el sector clínico y también en la electrónica personal. Hay otra parte en esta ecuación que viene de compañías sin productos propios en el mercado pero que están creando plataformas de salud propia. Tenemos Apple Health o las diferentes iniciativas de Google. ¿Los ven también como competidores? No está tan claro, la verdad. Hay ciertas áreas donde pueden terminar siendo competencia nuestra, pero en otras hay claras oportunidades para colaborar y llegar a acuerdos. Estamos en un mercado muy dinámico. Lo que es cierto es que nosotros tenemos ya una gran colección de datos clínicos de partida y con los datos recopilados de nuestros productos, nos coloca en una situación de partida ventajosa

¿Cuál es la recepción que encuentran los wearables entre médicos y profesionales de la salud?

Muchos han apuntado a que dispositivos como brazaletes de fitness o relojes inteligentes no son realmente una ayuda. Lo que observamos es que la mayoría están esperando que entren alternativas más serias y profesionales. Muchos de los dispositivos que hay ahora en el mercado, incluso con gran renombre, no realizan mediciones fiables. Otro problema frecuente es el de la seguridad. Estos datos tienen que venir con una serie de garantías de privacidad que hoy no son fáciles de conseguir. tener un nombre y una reputación ya labrada ayuda.

¿Pero hay entre los profesionales un interés por dispositivos médicos de consumo para el hogar o se ven como competencia?

Sí lo hay. Existen casos concretos en los que pueden ser una gran ayuda. Hoy en día, por ejemplo, nos tomamos la tensión en ocasiones muy contadas y esa medición puede no servir para realizar un diagnóstico certero. Tener un medidor en casa que se usa con regularidad es mucho mejor. De todas formas no pretendemos competir con los médicos en el diagnóstico, tan sólo ayudar con una herramienta más. Pronto veremos en los hogares otros dispositivos que hasta ahora no era fácil encontrar fuera de las consulta, en parte porque cada vez será más normal pasar menos tiempo en observación en hospitales. Parte de esa observación se hará remotamente, desde el hogar.

Será un serio problema regulatorio, ¿no?

Este tipo de productos tienen que pasar por lo general certificaciones muy duras. Sí, sin duda. No todos los dispositivos las requerirán pero algunos sí. Aquí es donde nuestra experiencia con dispositivos médicos profesionales nos ayuda, conocemos bien el mercado regulatorio.

Llevamos un tiempo hablando de dispositivos de salud y en ningún momento ha hecho referencia al fitness…

Es una decisión deliberada. No tenemos nada en contra del fitness, obviamente, pero nuestra posición es diferente. Nos vemos como una ayuda para casos muy específicos y grupos muy determinados, como niños, bebés o ancianos o adultos con problemas de hipertensión. Son usuarios que requieren otro tipo de mediciones, más específicas y precisas.

 

Fuente: Entorno inteligente

Etiquetado como:

Clasificado en:Apps de salud, Informática Médica, Salud Móvil (mHealth), Sociedad, Telemedicina

1 Respuesta »

Trackbacks

  1. Tecnología vestible: ¿el camino hacia la deshospitalización de la salud? | Historia Clínica Electrónica y sus aledaños.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Nuestros servicios

A %d blogueros les gusta esto: