La pérdida de audición fomenta el desarrollo de demencias

 

Según estudios recientes realizados en centros altamente especializados, la pérdida auditiva provocada por el deterioro fisiológico del oído (conocido en el lenguaje médico como presibiacusia), puede aumentar el riesgo de depresión, aislamiento social y demencia senil, si no es tratada a tiempo y de la manera correcta.

“A partir de los 60 años es importante hacer una revisión auditiva anual. Si se detecta una audición deficiente, el paciente puede acudir a la ayuda de un audífono que le permitirá seguir procesando los estímulos en lugar de olvidar cómo enfrentarlos”, explica la Fonoaudióloga de INEBA, Susana Domínguez.

La especialista agrega: “Está comprobado que los audífonos adaptados a las necesidades individuales de cada persona mejoran su calidad de vida y su integración social, ayudando a que la persona no se aísle y desarrolle cuadros psiquiátricos o neurológicos”.

La adaptación con audífonos disminuye la percepción de los acúfenos (oír sonidos inexistentes en el entorno, generalmente conocidos como silbidos) y es uno de los mejores tratamientos para quienes los sufran y cursen, a su vez, una pérdida auditiva.

El contraste con la amplificación de sonidos ambientales reduce la molestia que provocan estos acúfenos, mejora el funcionamiento de las neuronas vinculadas a la audición y ayuda a prevenir el déficit cognitivo en individuos con audición disminuida.

Los problemas auditivos en los adultos mayores se complican más cada año por su declinamiento en las funciones cognitivas como memoria, atención y velocidad de procesamiento mental, afectando todas ellas en el desempeño auditivo y en algunos casos no teniendo sustanciales beneficios con la amplificación por medio de prótesis auditivas.

“No podemos olvidar que cuanto mayor es la edad de los individuos, mayor es la perdida de la sensibilidad auditiva, lo que genera importantes deterioros en la discriminación del lenguaje, sobretodo en presencia de ruido”.

El uso de audífonos suele estar condicionado por causas de tipo social, laboral, estéticas, económicas y psicológicas. “Es frecuente encontrar individuos con hipoacusias moderadas o severas que rechazan el uso de audífonos para no asimilar o bien para no demostrar su discapacidad, pero es una herramienta muy simple que hoy ha evolucionado mucho y trae grandes beneficios”, explica Domínguez, profesional especializada en el tratamiento de acúfenos e hiperacusia.

El prejuicio no es solo estético sino que también está relacionado con la autoestima, ya que el uso de prótesis auditivas o audífonos enfrenta a las personas con la idea de la discapacidad auditiva y socialmente es algo que preocupa a muchos.

“Los audífonos son cada vez más discretos. Hay algunos que van dentro del oído y también están los más vendidos en los últimos años que son los miniretrocuariculares con receptor en el canal o audífonos de adaptación abierta que no necesitan la utilización de moldes y se convierten en un instrumento realmente invisible”, concluye la fonoaudióloga.


Web: www.ineba.net
Facebook: Ineba
Twitter@InebaSalud

Clasificado en:ORL, Psiquiatría

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Nuestros servicios

A %d blogueros les gusta esto: