Soy médico. Una vez me acusaron de negligencia y no puedo borrarlo de internet

reputacionEn el Consultorio jurídico del sitio elconfidencial.com se responde a las dudas de un médico sobre su reputación en la red.
“Llevo más de 20 años ejerciendo la medicina. Soy traumatólogo y a diferencia de otras disciplinas, los resultados en el diagnóstico varían mucho de un paciente a otro. Hace unos años diagnostiqué a uno de mis pacientes, que había sufrido un accidente, una fractura en la meseta tibial externa. Mi recomendación para ello fue la operación inmediata de la rodilla, al objeto de que el paciente pudiese recobrar la movilidad cuanto antes. La operación se complicó y el paciente no ha recuperado la movilidad completa de su rodilla. Sinceramente no creo que existiese una mala praxis en mi actuación. En cualquier caso, he operado muchas rodillas con éxito a lo largo de mi vida y me parece injusto que un paciente descontento tire por la borda mi carrera con sus mentiras en internet. ¿Es posible borrarlas?”
Respuesta:

La experiencia de un paciente en internet es posiblemente uno de los elementos más ricos con los que cuentan el resto de usuarios, a la hora de decidir en el futuro a qué profesional médico elegir para nuestro tratamiento. No en vano, muchos estudios revelan que, junto al boca a boca, los comentarios en foros especializados son uno de los principales puntos de formación de opinión respecto a otros.
No obstante, todos tenemos derecho a cometer errores y que esos errores no nos persigan de por vida. Tanto en los casos en los que el comentario del paciente sea cierto o no, existen vías jurídicas para intentar poner fin a ellos, de manera que no estén accesibles al resto de los usuarios de internet.
Actualmente, los expertos en materia de reputación online, encuentran diferentes maneras, judiciales y extrajudiciales, para poder poner fin a estos problemas que, en ocasiones, significan el cierre de negocios y la mala imagen para las personas que los dirigen.
En primer lugar, es recomendable ponerse en manos de expertos para que procedan de la mejor manera posible. Por ejemplo, si el contenido publicado por el usuario es falso o injuriante, nos amparará nuestro Derecho al Honor para poner fin a ello. Sin embargo, son muchos los casos en los que el contenido es cierto, pero está desactualizado o sucedió hace mucho tiempo. Para este segundo tipo de casos, nuestra legislación más reciente ofrece soluciones, apalancadas principalmente en el Derecho al Olvido, esto es, el derecho del particular a poder dirigirse a un motor de búsqueda de internet, como Google o similar y solicitar de éste que desindexe una determinada información que, aun siendo cierta, se encuentre desactualizada o no resulte pertinente. Esta actuación, preferentemente realizada por un abogado experto en reputación online, significará que el contenido seguirá visible en la red en el lugar de origen, pero no en el buscador de Internet, el cual suele ser frecuentemente quien genera el daño, en la medida en que es el que da memoria sobre algo o alguien, aun cuando han pasado muchos años desde entonces.
La traducción práctica de lo anterior, es que el contenido sobre esa eventual mala praxis médica siga en el foro en el que fue publicada, pero no será visible cuando alguien busque el nombre del doctor en la red, ya que el resultado habrá sido desindexado y el daño se habrá minimizado notablemente.

Etiquetado como:

Clasificado en:América del Sur, Comunicación en salud, Empoderamiento del paciente, Informática Médica, Sociedad

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Nuestros servicios

A %d blogueros les gusta esto: